Cid, el señor de la guerra

No fue rey porque su lealtad superó a su ambición; cristianos y musulmanes le aclamaron como el señor de la guerra, invicto en mil batallas gracias a un talento militar sin precedentes, su figura histórica vivirá para siempre en el lugar donde moran los héroes del pasado. Esta es la historia de El Cid Campeador.